Innovación: La capacidad de adaptarse a los nuevos desafíos

La innovación es un proceso que nos permite ofrecer algo novedoso y de valor para nuestros clientes, mientras nos diferenciamos de la competencia. Y no está reservada únicamente a mentes brillantes (como muchos piensan).

Si relacionamos la innovación con algo fuera de nuestro alcance, una de las razones se debe a que tenemos referentes que se han fijado en nuestra memoria como Apple o Virgin, entre otros tantos. Todos ellos realmente innovadores en sus sectores… y a su vez, tan alejados de nuestra realidad y cotidianidad.

Es fundamental entender que la innovación es presentar, realizar o simplemente entender algo de forma novedosa, distinta a lo habitual. Generar productos, servicios o formas de comunicar, que ofrezcan una propuesta de valor que nos permita resolver, de la mejor manera, un problema o necesidad de nuestro cliente actual o potencial.

Para Innovar debemos desafiar nuestros esquemas mentales convencionales, y para ello, usar como materia prima la empatía y la creatividad, llevando nuestras ideas a la acción para brindar nuestro aporte.

Para convertir tus ideas en negocios de éxito, la clave está en desarrollar un pensamiento innovador que te permita adaptarte más rápido a los cambios y que genere valor. Hoy en día innovar, más que una opción, es una necesidad para quienes desean mantenerse en pie en este mundo tan globalizado (y acelerado).

Estamos viviendo en primera persona las nuevas oportunidades de mercado, que muchos han aprovechado  para desarrollar negocios que generen un impacto positivo. La crisis ha sido el momento ideal para llevar la innovación al día a día con claros y cercanos ejemplos, que nos rodean de ideas creativas que se han puesto en marcha.  Algunas fracasan, otras se adaptan al continuo aprendizaje,y otras llegaron  para cambiar y ofrecer valor.

¿Cómo vas con tus ideas innovadoras?